Subscribe:

jueves, 10 de diciembre de 2015

Propiedades de una fruta muy común: el plátano


  

Resultado de imagen de banana
         
 El plátano es una de las frutas más famosas en todo el mundo consumida por millones de personas en todos los hogares del mundo. Es un alimento muy sabroso al que le ayuda su simpleza pues sólo hay que quitarle la piel para poder comerlo de un solo mordisco.
Muchas personas no están de acuerdo en su consumo debido a sus niveles de carbohidratos y azúcares. ¿Es realmente necesario preocuparse por ello? Contrastemos que dice la ciencia en torno a esta fruta.
El 90% de las calorías de este producto son carbohidratos, almidón o azúcar, variando el porcentaje de cada uno según el estado del proceso de maduración en el que se encuentre. Por ejemplo un plátano verde tendrá una cantidad mayoritaria de almidón mientras que uno amarillo la tendrá de azúcar.
Pero también destaca por sus nutrientes ya que es una rica fuente de Vitamina B6 y C, magnesio, potasio y fibra, junto a numerosos antioxidantes.
El plátano es una gran fuente de fibra
Un plátano de tamaño medio puede contener unos 3 gramos de fibra los cuales son muy beneficiosos para el organismo corporal ya que disminuye los picos de insulina, es bueno contra el estreñimiento y favorece la eliminación de kilos de más. Por si fuera poco los plátanos que no han madurado tienen almidón y pectina.
El almidón es un componente esencial para combatir y prevenir el cáncer de colon, reducir el riesgo de colesterol, dejar atrás la obesidad y eliminar las molestas piedras en el riñón. La pectina ayuda a reducir los niveles de glucosa en sangre.

Las enfermedades cardiovasculares son menores
Gracias a las cantidades de potasio que poseen los plátanos los cuerpos de los seres humanos están más protegidos contra enfermedades del corazón. Además es importante para el control de los niveles de presión arterial. 4,7 g diarios de potasio pueden llegar a reducir entre un 8 y un 15% las posibilidades de que se produzca un accidente cerebrovascular así como un 11% de tener un infarto.

Ayuda a una digestión más eficiente
Los ya mencionados almidón y pectina acceden al intestino sin ser digeridas funcionando como nutrientes prebióticos y componentes de la flora intestinal. Con ello consigue la producción de butirato, un ácido graso que mejora la salud interna de esta parte del cuerpo, evitando que sufra enfermedades o problemas.
El plátano y la diabetes
Es uno de los problemas relacionados con los alimentos altos en carbohidratos ya que tienen un índice glucémico elevado que provoca picos de glucosa. Y aunque el plátano sea uno de ellos se trata de un alimento diferente ya que varía según su estado de madurez.
Gracias a ello una persona con diabetes podría ingerir de forma moderada plátanos en estado inmaduro. Lo que si nunca y está tajantemente prohibido es hacerlo cuando estén en un proceso de madurez elevado. Ante todo siempre hay que mantener los niveles de glucosa controlados.
Artìculo escrito por Natalia Olivares

0 comentarios:

Publicar un comentario