Subscribe:

domingo, 5 de septiembre de 2010

La Dieta anticonstipacción


Una costumbre común es que la gente salga apurada casi sin desayunar, evitando no solo la comida más importante del día, sino también el reflejo gastrocólico. Este es un estimulo para el buen movimiento intestinal y la optima eliminación de residuos tóxicos del organismo que se produce durante la mañana.

Saltearse el almuerzo, comer parado y a las comidas impide la buena digestión, lo que provoca la acumulación del bolo alimenticio en el intestino con la consiguiente distensión. Uno sigue corriendo, acumulando nervios, estrés, dejando de lado los avisos del organismo, a veces por pudor, por inhibición, por descuidos, por falta de tiempo o por diversas circunstancias que hacen que en definitiva se pierda la sensibilidad al reflejo.

¿Consecuencias? La constipación

¿Que pasa cuando no escuchamos al cuerpo?

Al perder la sensibilidad de “las llamadas”, uno empieza a estar constipado y se asusta, ya que esta la creencia popular de que el movimiento intestinal diario es la llave para la buena salud.

Si esto no ocurre, origina una gran ansiedad, sin saber que cada uno tiene su propio ritmo.

Basta que no haya movimiento del tracto digestivo por unos días para que se recurra a la consulta médica o se utilicen recursos caseros de efecto laxante: tes medicamentosos, mate, cáscara sagrada, leche de magnesia, etc.

Algunos laxantes aceleran el transito intestinal y diarrea. El empleo reiterado y excesivo de este recurso puede conducir a alteraciones entre constipación y diarrea.

Las múltiples causas

  • Estrés. Comer parado, rápido sin masticar bien los alimentos.
  • Realizar 1 o 2 comidas diarias.
  • Ingerir una dieta sin fibras (sin verduras o frutas), a base de alimentos procesados.
  • Ingerir menos de 2 litros de agua por día.
  • Sedentarismo
  • Deshidratación
  • Abuso de laxantes
  • No respetar ni responder a las llamadas del organismo
  • Baja ingesta calórica, ya que el aumento de la misma aumenta el volumen de materia fecal.

Las distintas consecuencias

Acumulación de toxinas (residuos generados por el organismo)

Sensación de pesadez

Irritabilidad

Hinchazón

Divertículos

¿Que debemos evitar?

Comidas rápidas y ricas en azúcares (dulces, azúcar, caramelos)

Ingestas apresuradas asociadas con actividades como fumar o conversar

Ingesta exagerada de frutas y condimentos picantes

Consumir una comida diaria única

Tomar gaseosas

Tonar con sorete

Tragar el alimento sin haberlo masticado bien

Tragar aire al comer

La ansiedad en los momentos de las comidas

Los estímulos intestinales potentes como por ejemplo las coles (coliflor), pues producirán distensión y cólicos.

Gran parte del tratamiento es ir incorporando de a poco fibra ala dieta diaria, ya que si se ingiere en cantidad y de golpe, produciría distensión, gases y cólicos.

Recomendacones para una dieta adecuada

  • Ingerir por lo menos 2 litros de agua, preferentemente fría, en especial cuando consuma alimentos con fibra.
  • Incorporar 2 a 3 cdas de aceite en crudo a las comidas, ya que esto produce un efecto lubricante
  • Tomar yogur para renovar la flora, así evita la constipación y aumenta las defensas
  • Consumir ciruelas desecadas, ya que poseen una sustancia que actúa como laxante
  • Realizar 4 comidas y 2 colaciones, pues esto permite que el aparato digestivo trabaje más seguido estimulando así la mayor movilidad del mismo
  • Comer sentado y tranquilo por lo menos 15 minutos
  • Hacerse un hábito en los horarios de comida
  • Evitar pasar más de 4 horas sin comer
  • Ingerir pequeños bocados, masticar bien Loos alimentos, de manera de evitar la consiguiente distensión.
  • Incorporar fruta de apoco, comenzando por ejemplo: con 1 fruta y una porción de pan integral. Luego agregar ½ taza de un vegetal fresco y otro de cereal integral hasta llegar: 3-2porciones de fruta al dia, 4-3 porciones de vegetales, 6 porciones de panes integrales, pastas integrales o legumbres.
  • Escuchar los llamados del organismo y evitar reprimirse constantemente para no perder el estímulo
  • Disminuir la ingesta de grasas saturadas como por ejemplo manteca. Acostumbrarse a desayunar o de lo contrario consumir algún alimento a media mañana.
  • Desayune con alimentos bajos en grasa, con panes integrales, frutas y cereales.
  • Incluya en su dieta diaria mayor cantidad de frutas y verduras frescas en varios colores. No sólo por su fibra sino por su contenido en vitaminas.
  • Disminuir el consumo de alimentos con bajo contenido en fibra como papas frías, lácteos enteros, salsas, cremas, embutidos helados.
  • En lugar de postres elija frutas